Permanencias y Persistencias I Muestra Colectiva de Arte Contemporáneo I Museo Gurvich

13312726_10153655069753443_8588877920254604336_n

6 artistas contemporáneos en el Gurvich:

Eduardo Cardozo, Carlos Guinovart, Martín Mendizábal, Fidel Sclavo, Gustavo Serra, Alvaro Zinno.

Curadoría : Rafael Lorente Mourelle

Museo Gurvich   21 de junio -12 de agosto 2016

Inauguración:  21 de Junio 2016 – hora 19

Resulta un hecho reconocido la fecundidad artística del Uruguay. En la generación de aquellos nacidos en el entorno de los años sesenta podemos mencionar muchos y valiosos creadores.
Resulta un hecho reconocido la fecundidad artística del Uruguay. En la generación de aquellos nacidos en el entorno de los años sesenta podemos mencionar muchos y valiosos creadores. Para la muestra Permanencias y Persistencias se ha realizado una selección de entre las enormes posibilidades que la mencionada fecundidad admite.

“Selección difícil dada la cantidad y la relevancia de los protagonistas. Opté por realizarla, tomando en cuenta las características del espacio expositivo, así como de presentar una visión relativamente plural de las obras. La selección se focaliza en el arte abstracto, en el interés por las herramientas propias del oficio, en un discurso centrado en la materia artística y en el hecho plástico. Seguramente discutible como cualquier opción, pero en el entendido que esta iniciará otros relatos.
En este marco proponemos la obra de seis artistas. Ellos son:
Eduardo Cardozo, Carlos Guinovart, Martín Mendizábal, Gustavo Serra, Fidel Sclavo y Alvaro Zinno.

Refiriéndose a algunos de los citados Pablo Thiago Rocca acota: ” …este conjunto de individualidades no ha abandonado las prerrogativas de la pintura en tanto sistema expresivo característico de la tradición moderna y de las vanguardias del siglo XX. Tal elección los coloca a menudo fuera de los focos de promoción cultural y del mercado –no siempre, y algunos de ellos viven de su arte –pero al mismo tiempo les otorga fuerzas para concentrarse en sus convicciones y trabajar en un sendero de investigación personal. Nos referimos a un conjunto de individualidades pues hay que precisarlo , estos artistas no conforman una promoción cohesiva –no hay una plataforma de lineamientos colectivos –sino que obedecen a esa pulsión que surge y se desarrolla a partir de los propios recursos… “. Pablo Thiago Rocca(2011).

El lienzo como campo de batalla. Montevideo. La caída de la dictadura y la consolidación democrática supuso una apertura en el campo de las ideas y las propuestas. El cerco y la aislación cernidos sobre el país fueron dejando paso a una actitud proclive a la búsqueda de nuevos caminos, vínculos y relaciones que refrescaron el ámbito cultural. Comenzaron a circular publicaciones extranjeras innovadoras en las bibliotecas de los principales centros culturales. Tal fué el caso de la Alianza Francesa, de la Biblioteca Artigas-Washington, de la Facultad de Arquitectura, donde se consultaban con avidez los últimos números de Lápiz, Arquitectura Viva, ArtPress, Art in America, Artforum, entre otras. También influyeron las becas de estudio que permitieron viajar a numerosos artistas para completar o ampliar su formación. En este marco recordemos la importante labor pedagógica de Luis Canmitzer en Lucca, así como los talleres de Guillermo Fernández, de Nelson Ramos, de Hugo Longa y de Clever Lara, en la formación de los artistas. Este clima de renovación y aggiornamiento permitió conocer y asimilar los movimientos artísticos de vanguardia. El expresionismo abstracto, el informalismo, el minimalismo, el arte conceptual, que luego dieron paso a la transvanguardia, a los grafiteros, al badpainting, al arte povera y al land art. En pocos casos se dió un trasplante mimético. Las influencias fueron atemperadas por reflexiones y búsquedas propias, donde la historia reciente y el sentimiento del arte como un camino interior pautaron lo mejor de la producción de los artistas de esta generación. No olvidemos que la investigación de los nuevos medios tecnológicos, la informática y el mundo digital estaban aún lejanos en el horizonte de esos años. Pero esa es otra historia y su relato corresponderá desarrollarla en otro marco. Importa precisar que los artistas que integran la muestra se concentran en sus respectivos oficios asumiendo un discurso que surge del desarrollo de la propia obra. No es un discurso teñido por lo ideológico, ni lo religioso, ni lo sociológico, ni lo literario, ni de género, ni ambientalista, ni apoyado en ningún ismo. Proviene del mundo interior de cada uno y se plasma en imágines en general abstractas resueltas en el lenguaje concreto de las formas, lineas, relaciones, espacios, tonos y colores. Pasa más por la importancia de la mirada, de la sensibilidad y del hecho plástico, que por una comprensión mental o intelectual de la obra. En general son obras realizadas especialmente para la presente muestra en función del espacio expositivo y con un proceso de toma de decisiones compartido entre los artistas y el curador lo que le otorga una cierta unidad que subyace a las propuestas individuales. Propuestas, basadas en lenguajes y oficios que han crecido y se han desarrollado desde aquellos inicios conflictivos, alcanzando su madurez en este tiempo presente. Las permanencias y las persistencias son precisamente, a mi juicio, el hilo que las une y las distingue.” Rafael Lorente Mourelle.

Más info: http://www2.museogurvich.org/museo/exposiciones/exposiciones-temporarias/futuras/280-permanencias-y-persistencias


 

Leave a Reply