La crítica como ontología | Entrevista a Nelson Di Maggio

Por Laura Sand


 

Breve entrevista realizada a Nelson Di Maggio, el crítico uruguayo que más haters ha coleccionado dentro del mundillo del arte local y que recientemente fue galardonado con un reconocimiento a su trayectoria por parte de la comunidad artística uruguaya.

 

 

20060306235619-dimaggio¿Cuál es en tu opinión acerca del rol que cumple la crítica de arte actualmente?

La crítica actual se divide entre la nacional que no existe, en el sentido de una actividad regular y periódica, quedo yo de la vieja generación y solo Riccardo Boglione, de origen italiano, formado en EE.UU.  En el exterior tambalea en algunos países como Brasil, pero en los restantes sigue actuante aunque no tiene independencia y siempre, como en Buenos Aires,  se refiere los grandes acontecimientos que son siempre favorables, eludiendo referirse a lo mucho negativo que existe.

¿Cómo se forma un/a crítico/a de arte en Uruguay?

En Uruguay no existe la formación de críticos. La última fue la generación mía (María Luisa Torrens, Celina Rolleri), formada en la Facultad de Humanidades con Jorge Romero Brest, con rigor en la formación visual y conceptual. Bueno, aquí no hay cátedra de arte nacional ni formación visual. Hay historiadores del IPA que se deslizan hacia la historia del arte pero sin formación visual, que es fundamental. No viajan al exterior de manera regular, ni siquiera a Buenos Aires y hasta creo que no frecuentan las exposiciones en Montevideo.

¿Cómo ves el panorama de la producción artística del país?

El panorama artístico del país, por esas carencias anotadas, es grave. Sin intercambio internacional, sin salir al exterior, es imposible la actualización. Todavía predomina la pintura, un lenguaje que desapareció de las bienales.  Además, no tenemos los recursos técnicos para traer, por ejemplo los que vienen a Buenos Aires este año (Yoko Ono, Yves Klein y la sensacional iraní Neshat). Solo con el Antel Arena sería posible.

¿Cuál es tu opinión sobre el papel que juegan las actuales políticas culturales en la producción artística y en la formación de público  /consumidores de arte?

No existe una política cultural oficial. Los artistas siguen desamparados, sin el apoyo real y constante. Los fondos concursables no cumplen ninguna función. Lo importante es enviar al exterior para formar los artistas y venir del exterior para formar profesionales.

Por eso, hablar de tendencias estéticas es imposible. Hay grandes dibujantes (Lanzarini en varias bienales, Dani Umpi, parcialmente admitido y lo adoran en Buenos Aires, Javier Abreu que todavía no se anima a obras de mayor impulso a pesar de su talento inusual).  Muchos de los mejores viven en el exterior (Marco Maggi, Camnitzer, Juan Cano, Rimer Cardillo,  José Gamarra, el mayor pintor uruguayo vivo) aunque de repente surge la gran instalación de Claudia Anselmi. Hay buenos pintores, desde luego, pero la fotografía va tomando interés, aunque lejos de las exposiciones del exterior que vienen al Centro de Fotografía.

“El panorama artístico del país, por esas carencias anotadas, es grave. Sin intercambio internacional, sin salir al exterior, es imposible la actualización. Todavía predomina la pintura, un lenguaje que desapareció de las bienales. “

Foto: Armando Sartorotti
Foto: Armando Sartorotti

ndm

En retrospectiva ¿cómo definirías tu trabajo a lo largo del tiempo?

Mi trayectoria de siete décadas se nutre de una sólida formación con Romero Brest y de constantes viajes al exterior, con años viviendo en Europa y conociendo a los grandes maestros del arte y de la crítica en los diferentes períodos. Porque la crítica tiene la porfiada de ser, antes que un oficio o profesión, una manera de estar y de ser en el mundo.


 

Leave a Reply