Una búsqueda constante | Entrevista a Matías Paparamborda

Por Laura Sand


Conversamos con Matías Paparamborda, artista multifacético, ganador del premio Paul Cézanne 2016.

1

¿Cómo empezaste a vincularte con el arte y la práctica artística?

Creo que las artes visuales es lo primero, no solo para mí sino para todos los niños. El interés por dibujar es casi instintivo. Cuando era muy chico me di cuenta que eso podía despertar más la atención de los adultos. Si vos hacías un dibujo y ese dibujo estaba bien, era muy celebrado, más que los deportes o si hacías algo con legos.

Después me pasaba, que miraba los dibujos de revistas y de los libros y me parecían cosas imposibles, como cosas hechas por superhéroes. Lo que tuve desde muy chico, fue el interés por descifrar cómo se hacía eso que me parecía imposible.

Me pasó lo mismo con todas las artes. Cuando una cosa te deslumbra querés saber cómo funciona. Con la literatura me pasó lo mismo. Descubrir buenas obras de pintura y literatura te da impotencia, porque estás muy lejos de ese nivel. Pero no estás tan lejos de entender el buen nivel, sólo de poder ejecutarlo. Entonces, lo primero para mí fue copiarlos.

¿A qué edad empezaste a racionalizar el interés por descifrar la técnica?

Yo miraba dibujos y los quería hacer míos. En aquel momento no podía soportar la distancia que había entre lo que quería ejecutar y la capacidad que tenía para hacerlo.

Nosotros vivimos en un tiempo en el cual la originalidad de la obra de arte es súper importante, pero pienso que hay una cierta desmesura en la valoración de la originalidad de la obra de arte. Probablemente producto de que cuándo muchas cosas ya han sido exploradas hay una necesidad de encontrar cosas nuevas.

Ahí subyace la idea de que está todo hecho pero con la diferencia de la originalidad que genera la apropiación..

En realidad la idea de la originalidad en el arte es una idea bastante moderna, es propia del Renacimiento…

¿Cuándo se dejó de querer imitar la naturaleza?

Exactamente, no sólo la naturaleza, sino el canon. Fue el momento en que las obras se empezaron a firmar. Hasta ese momento la originalidad en el arte no era un aspecto importante. Muchas obras que consideramos hoy en día obras maestras, no fueron realizadas ni concebidas con un espíritu de ser nuevas.

Por otra parte, la originalidad es un subproducto de la práctica. O sea, yo no creo que Da Vinci haya pintado la Mona Lisa queriendo ser original. Creo que la hizo como muchas otras cosas que resultaron ser originales. Resultaron ser nuevas. Hay una cosa medio perversa en la búsqueda de la originalidad porque hay una contradicción implícita, eso supone que uno debe crear out of nowhere. Yo creo que sin querer de niño recorrí un buen camino y que es aceptar desde el comienzo que ya existen un montón de cosas que son hermosas y que te gustan mucho porque hay algo tuyo en ellas.

Después hacés un camino en el cual vas encontrando lo que es tuyo y lo encontrás en los demás y en las otras cosas. Es muy difícil encontrarse a uno mismo en uno mismo.

Cuándo vos decís “uno mismo” crees que existe algo así como una esencia individual que te diferencie del otro.

Yo creo que existe una originalidad pero que aparece en una búsqueda que tiene mucho de mirar hacia afuera.

No crees que hoy en día, exista en la sociedad un imperativo de la originalidad por encima de la obra en sí…

Yo escucho muchas veces sobre la intención de buscar algo nuevo. En realidad, creo que se encuentra algo nuevo pero no se busca algo nuevo. Se encuentra algo nuevo como subproducto de una búsqueda que no está motivada por la intención de encontrar algo nuevo. Eso no es un bien en sí mismo. Cualquier búsqueda genuina termina siendo original.

“Hay una cosa medio perversa en la búsqueda de la originalidad porque hay una contradicción implícita, eso supone que uno debe crear out of nowhere.”

¿Qué sería para vos lo original? Porque hoy en día es imposible encontrar algo que esté separado de todo contexto, de la cultura 

Actualmente ni nunca. Nunca hubo algo enteramente nuevo.

Yo creo que es cierto que cada vez es más difícil encontrar cosas nuevas, pero al mismo tiempo, creo que nunca fueron del todo nuevas. O sea, ninguna obra se hace de la nada, ninguna obra es nueva. En la ciencia eso está mucho mejor resuelto que en el arte. Por ejemplo, está la famosa frase de Newton que dice “si pude ver más lejos es porque estuve parado sobre hombros de gigantes”. En la ciencia está aceptado que el conocimiento es una construcción colectiva, que es un edificio donde se van poniendo ladrillos. Nunca alguien viene y hace todo de la nada. El que ve más lejos es porque se para sobre hombros de gigantes, el que se sabe valer del conocimiento previo para mirar hacia adelante. No hay una manera de crear fuera de lo que existe. Lo mejor que se puede hacer es abrazar lo que ya existe.

4

Hay veces en que la enseñanza de arte tiene de alguna manera la mirada romántica que tiende a no mirar la historia, de que la propia subjetividad individual puede crear obras originales…

Yo por suerte, lo que estudié, desde el punto de vista más académico, fue cine, que no funciona para nada así. Funciona del modo contrario. Lo que está bien en cine, es mirar películas. Mirar todas las que puedas y hacer en base a todo lo que veas. A mi ese, me parece el camino más adecuado en esta disciplina y en cualquier otra.

Sobre tu obra ganadora del Paul Cézanne, encuentro que tiene mucho del cine, la paleta, la luz, incluso el encuadre que elegiste es muy cinematográfico..

Para mi ese cuadro también se inserta dentro de una tradición de pintores que me gustan y de referencias que están claras ahí. Sí, me parece que es muy probable que el cine esté allí porque las cosas que a uno le gustan, y la formación que uno tiene, trascienden todo. En particular, creo que hay una cosa con el encuadre porque ese cuadro, antes de ser un cuadro fue una foto. Una pequeña foto de los años 20.

Tiene algo de noir…

Claro, y algo muy peculiar en el encuadre de la foto porque está muy balanceado. A mí me da la sensación de que ese mueble que está en el centro, con el instrumental de los barberos, por el lugar que ocupa en el cuadro, cobra una dimensión especial que tiene que ver exclusivamente con el encuadre. Es como una especie de santuario en el centro de la escena. Esa es una decisión bastante cinematográfica.

También decís que te interesaba generar lo figurativo mediante la abstracción…

Sí, lo que pasa que la línea entre lo figurativo y lo abstracto es medio caprichosa. A mí me interesaba la abstracción de la figuración. Cómo se construye un cuadro que no pretende ser real. Que lo que pretende es ser una pintura, que representa algo que a mí me resulta atractivo, relevante o misterioso.

5

¿A qué te referís con que la pintura no pretende ser real? ¿Real en el sentido de mímesis o copia fiel que logre confundir al espectador?

Eso se inserta en una discusión más amplia. En un momento de la historia del arte contemporánea, uno de los cuestionamientos en contra de la pintura figurativa era el hecho de que existiendo toda la tecnología para representar la realidad la pintura había quedado atrás.

Cómo si el objetivo de la pintura fuera ese…

Claro. Su principal objetivo, que era representar la realidad, lo cumplía ahora otra tecnología con herramientas que eran más idóneas. Creo que hay que discutir esas ideas.

Además el concepto de realismo ha ido cambiando…

Yo creo que por una parte fue avanzando la “fidelidad” de los cuadros y por otra parte, en un momento empezó a pasar que la irrupción de nuevas tecnologías puso en tela de juicio la pertinencia del arte figurativo realista. Lo interesante, creo yo, de la pintura, no es su capacidad para representar la realidad, ni siquiera en el caso de los cuadros realistas.

Ni de la fotografía…

No, tampoco de la fotografía. Lo interesante de la pintura está en su capacidad para expresar el sentimiento del artista. Porque lo interesante de la realidad no es la realidad. Desde una perspectiva humana, lo interesante es la perspectiva humana. 

La conclusión a la que llegué es que a mí me gusta el pixel del óleo, su unidad mínima, digamos. Me gusta la manera en que se mezcla con los otros colores, cómo brilla cuando seca. Cuando construís con esa unidad mínima se generan cosas muy atractivas. Por eso me gusta mucho mirar los cuadros de cerca.

En el caso de tu obra, la mirás de cerca y encontrás eso, pero en realidad es un cuadro para ver de lejos que es donde percibís la figura…

Todos los cuadros se tienen que poder mirar de lejos y de cerca. Yo disfruto mucho la existencia del proyecto Google Art, paso horas ahí. Se puede hacer mucho zoom sobre las imágenes. Es increíble  ver tan de cerca los cuadros de los grandes maestros.

2

Cómo ves la producción de arte contemporáneo actualmente acá en Uruguay…

A mí lo que me interesa son los artistas. Tengo suerte de conocer a varios y seguir bastante de cerca lo que están haciendo. Hay gente que está haciendo buenas cosas en Uruguay. Es un momento interesante.

Crees que acá en Uruguay es posible vivir de “ser artista”.

Esa es una cuestión que está sobre la mesa muy seguido. Primero, creo que no es conveniente que el mundo tome la forma de uno. Es mejor que uno tome la forma del mundo. Todas las dimensiones de la existencia son apasionantes, la biología, la física, la botánica, la literatura, la pintura, la música, la astronomía, la química… Entonces, yo nací rico, en el sentido que nunca voy a estar un día aburrido, o sin saber que hacer o que la vida no me interesa. A mí me apasiona la realidad física y la realidad del espíritu. Mi perspectiva es la de hacer y buscar lo apasionante de todas las cosas. Capaz que al principio no podés hacer exactamente lo que querías, si es que eso existe, entonces, de momento, tratá de buscar algo interesante para hacer desde el lugar que estás ocupando y me parece que la realidad demuestra que cada vez más, lo que te van pidiendo que hagas se parece más a lo que vos querés hacer. Pero eso no sucede de primera.

Yo lo que le recomendaría a un artista que quiere vivir del arte es que baje sus gastos fijos. Yo veo mucha gente haciéndose la pregunta cómo hacer para ganar más, para mí es más pertinente hacerse la pregunta cómo puedo hacer para gastar menos. 

Economía básica…

Si vos tenés algo para hacer que te gusta, sos rico. Me encierro en mi cuarto y leo Fundación de Asimov y soy rico toda la tarde.

Siempre que tengas la posibilidad y tomes una postura..

Y no hay excusas, la clave está en encontrarle el gusto a las cosas. Tenés que considerar cada cosa que hacés como una especie de escalón de una escalera más larga, en la cual lo que estás haciendo ahora tiene que servir de apoyo para subir al próximo escalón.

“A los seres humanos no les alcanza con estar vivos. Necesitan de algún modo simbolizar la experiencia de vivir, y eso es el arte.”

Te parece importante problematizar el arte, el rol que cumple hoy en día, la validación y legitimación..

Me parece importantísimo. Pensemos lo siguiente: ¿Qué es lo que hace que Shakespeare sea lo que es? Probablemente sea el valor intrínseco de su obra, pero eso es más difícil de apreciar. Seguramente sea un amplio consenso sostenido. Simplemente es una cuestión de tiempo. La validación del arte es lo que determina qué es arte. Porque el problema de la validación no quiere decir que todo vale lo mismo. Lo que sucede es que necesita de tiempo. Ese es todo el problema.

El ejercicio es más difícil de hacer en el presente por la sencilla razón de que todavía no tenemos perspectiva suficiente para evaluarlo. Es cierto que el campo del arte ahora es más amplio. Lo que no se puede definir es claramente hasta dónde llega, es decir, cuál es el alcance del arte. Porque es cierto que cada vez más, disciplinas que no eran consideradas arte ahora sí lo son.

Vos estás hablando de la validación…

La validación es todo lo que importa en este caso.

Más allá de que se amplió el campo, no se ha podido diferenciar o excluir lo que es hacer arte de otra actividad.

Yo creo que sí. El arte tiene la función de simbolizar la experiencia de estar vivo. A los seres humanos no les alcanza con estar vivos. Necesitan de algún modo simbolizar la experiencia de vivir, y eso es el arte. Sólo el arte hace eso.


 

 

Leave a Reply