Have you ever seen anything like it? Diseño e infancia en el designmuseo de Helsinki

Por Daniela Varela


Si bien Helsinki parece ser una ciudad bastante tranquila por su falta de tráfico y frío, está más que despierta. Con un segundo piso dedicado exclusivamente al diseño infantil, Finlandia una vez más, como buen país nórdico, demuestra que el diseño debe de estar pensado con una función social  y práctica, mas allá del mero uso estético y/o económico.

IMAG3162~2

Desde juguetes hasta escuelas, todo tiene su porque, todo tiene su función. La interacción social, el confort y la transparencia son elementos que se han vuelto más que necesarios en los diseños escolares. La escuela Saunalahti, construida en 2012, combina todos estos aspectos. Con su concepto edilicio prima la apertura y los espacios amplios, diseñados para incluir y proveer un sentido de pertenencia a la comunidad, con un especial énfasis en las expresiones artísticas y físicas.

IMAG3177_

Juguetes en madera, no únicamente por tener una fuerte industria nacional de forestación, sino por preservar y cultivar una cultura de materiales nobles y de economía sustentable ya desde la cuna, son simplemente una muestra de que nada está dejado al azar. Esos muñecos se doblan y se mueven como cualquier otro muñeco moderno, pero con la salvedad de representar los distintos pueblos sami de la Laponia nórdica en sus atuendos y colores. También se encuentran en color madera, para que el propio niño los diseñe, evitando así estereotipos de género.

Lego y Pipi Medias Largas también tienen su lugar en este museo como íconos daneses y suecos de diversión, respectivamente. No resulta raro que Lego se haya forjado en esta parte del mundo, donde si bien las áreas son grandes, las superficies habitables son escasas, y la tenacidad y creatividad para amoldar pequeños espacios en ambientes útiles, prácticos y cómodos se torna un sexto sentido.

IMAG3190

“Have you every seen anything like it? Not just what she´s made, but how proud it´s made her”. Eso era el copy escrito en el histórico aviso de Lego de 1981 que también aparece en el museo. No parece caprichoso aplicarlo a todo el diseño inclusivo y mundo infantil que los nórdicos le presentan a sus hijos.

baja

La infancia como etapa tiene un rol fundamental en Escandinavia, ya que desde previo a nacer, la sociedad espera a esos niños con ansias, infraestructura y recursos. Licencias maternales y paternales extensas completamente pagas, con bolsos unisex de bienvenida y bonos de manutención durante los primeros años, con cobertura total de salud y educativa. Niños que crecen en una sociedad donde se les da un lugar, donde prima el juego como herramienta de aprendizaje, desarrollando y promoviendo la teoría de Johan Huizinga del Homo Ludens.

Parecen aspectos superficiales, pero yo me detendría a mirarlos dos veces y a quitarles el velo de supuesta frivolidad o de cosa superflua. La creatividad fomentada a través del juego y del diseño hace que esos niños hoy sean los que engendran y lideren uno de los hub de creatividad más rentable y sustentable del mundo: Nokia, Spotify, King Games, AngryBirds. Empresas multimillonarias cuyo objetivo es fomentar la comunicación, el entretenimiento y la industria del ocio, independiemente del lucro que esto pueda generar, que sería un análisis aparte. Pero cuando el juego se torna un valor, y el diseño aplicado a jugar se internaliza desde la infancia, luego es algo adoptado y reproducido en otras áreas de la sociedad, fomentando la industria cultural, valor agregado y distintivo del país, transformando no solo la economía, sino la cultura.

Un niño que juega es un adulto que piensa. No se si alguien dijo esa frase, pero sino me animo a decirla. Jugando se aprende, y es una de las herramientas más poderosas que como sociedad poseemos para educar. Educar a niños como ciudadanos, educarlos responsablemente, educarlos siendo cuidadosos con el ambiente, educarlos en igualdad de derechos y responsabilidades, educarlos ciencias duras y en cultura, educarlos para criticar el juego y replantear las reglas, una y otra vez.

IMAG3169

Heroínas –mujeres, valga la redundancia-, rebeldes y audaces como Pipi, juguetes diseñados para desarrollar habilidades psíquicas y motoras, sin distinción de genero, con baños mixtos, donde el valor reciclaje se enseña desde la casa y la escuela, con distintos tachos de basura de colores, donde materiales nobles como la madera, el papel y el vidrio son utilizados pensados para mantener el calor y la luz solar que tan escasos resultan, horas de juego y horas de familia distribuidas armónicamente son algunas de las muestras de diseño, industrial, arquitectónico, educativo o social, que se puede desprender de un simple paseo por los pasillos del designmuseo de Helsinki.

 

 

Leave a Reply